VENDE RELACIONES

Por cierto, no se venden productos o servicios, se venden relaciones sociales.

Olvídate de las características técnicas de tu producto o servicio (que por supuesto, tiene que ser bueno) ya que, lo que realmente importa son las emociones que transmiten ese producto o servicio en tus clientes.

Y si quieres que la gente te compre, necesitas “venderle una relación” para que se sienta atraído por tu producto o servicio y quiera tenerlo.